PrincipiosPedagógicos



El respetoa la individualidad

Cada ser es único y, por tanto, únicas sus necesidades y potencialidades. Queremos acompañar respetando al máximo posible la esencia de cada persona.

Nuestra propuesta educativa se basa en permitir el desarrollo particular de cada niñ@, es decir, el proporcionarle las posibilidades externas que den respuesta a sus necesidades internas de desarrollo, sin querer controlar este proceso desde fuera. Más que adaptarse a un currículum, queremos que cada persona pueda desarrollar las propias potencialidades, sus dones, talentos e inteligencias, dando al aprendizaje una utilidad social y no competitiva. No competimos porque todos somos diferentes y nos enriquecemos de ello. Y no enseñamos, sino que facilitamos que l@s niñ@s aprendan desde sí mismos.

Queremos trabajar con estímulos internos (no externos), tratando de conseguir la autonomía de la inteligencia, que se estimula desde sí misma y se satisface desde su propio esfuerzo.

Confiamos en las capacidades individuales de cada niñ@ y el modo particular de acción.





Todos estos procesos llevan un ritmo diferente en cada individuo que debe ser respetado. Para ello la flexibilidad es una gran herramienta. Si queremos favorecer la pluralidad y la diversidad, tenemos que estar abiertas a aceptar y observar qué necesita cada niñ@ en cada momento y cuál es la manera más apropiada de intervenir o de no de no intervenir. Lo que funciona con un@ niñ@ puede no funcionar con otr@.